Cite This For Me, generador de bibliografía en línea

Hoy os traigo una herramienta de producción bibliográfica muy interesante, Cite This For Me. Cite This For Me nos permite crear citas bibliográficas desde distintos tipos de fuentes, artículos de revistas electrónicas, sitios web, literatura impresa, etc. de forma más o menos automatizada dependiendo de la fuente y de los metadatos inculídos en la misma.

12186077_10207519614009555_409509114_o

Como puede verse en la imagen la interfaz de usuario es bastante intuitiva, y si la exploramos un poco veremos que además permite realizar las citas en diferentes formatos.

Sigue leyendo

Diccio.de: el último multibuscador para estudiantes de alemán

Como adelanta el título, hace apenas tres meses que está disponible en la web un nuevo multibuscador de diccionarios y otras herramientas de alemán (clic en la imagen). O mejor: «Vuelve a estar disponible un resucitado Diccio.de». (Por si os resulta familiar).

Dicho lo cual, un par de aclaraciones terminológicas:

  • Un metabuscador es un buscador sin base de datos propia que emplea en su lugar las de otros buscadores.
  • Un multibuscador es también un buscador sin base de datos propia, pero que envía la consulta a los buscadores seleccionados por el usuario, los cuales emplean sus propias bases de datos y devuelven los resultados al multibuscador en su formato original.

Para ilustrar la diferencia, se me ocurre una analogía de lo más accesible:

Imaginemos a varios alumnos (buscadores) a los que su profesora (usuario) ha mandado deberes (consultas).

En el primer caso, uno de ellos, Fulano, le pregunto a Mengano: «Oye, Mengano, ¿cómo has respondido a la pregunta uno?» Y Mengano arranca la hoja de su libreta con la respuesta, de la que hace entrega a Fulano. Luego Fulano pregunta a Zutana: «¿Y tú?, ¿qué has puesto en la pregunta uno?» Y Zutana hace lo propio. Así con cuantos compañeros se le antoja. El resultado es que Fulano entrega un puñado de hojas sueltas a su profesora. Fulano es un multibuscador.

En el segundo caso, tenemos a un Fulano desaprensivo que, en lugar de preguntarles amablemente a sus compañeros, les arrebata sus libretas y copia las respuestas en la suya propia, todas en una misma hoja. Fulano es entonces un metabuscador. (Además de un matón).

Pues bien, Diccio.de es un multibuscador con un nombre desatinado. Al menos en parte: «DaF», abreviatura alemana de Deutsch als Fremdsprache ‘Alemán como lengua extranjera’, sí resulta inequívoca. Haciendo honor a ella, Diccio.de incluye:

  • Cinco diccionarios bilingües: Pons, Leo, Dix, Reverso y Hueber.
  • Un diccionario monolingüe: Pons Deutsch als Fremdsprache.
  • Un diccionario de pronunciación: Forvo.
  • Un corpus de frases traducidas (alemán-español y viceversa): Tatoeba.
  • Y un conjugador y herramienta para declinar: Canoo.

La ventaja que ofrece Diccio.de es obvia: el ahorro de tiempo. Nos evita abrir hasta nueve ventanas o pestañas, ya sea sucesiva o simultáneamente, y procura los mismos resultados que se obtienen de tan latoso proceso en una sola ventana (un escaparate variopinto).

¿A quién tenemos que dar las gracias? A Evaristo Martínez Belchí, autor del blog Alemanadas y profesor asociado en el Departamento de Traducción e Interpretación de la Universidad de Murcia. Quien, por cierto, invita a los usuarios de Diccio.de a hacer cualquier comentario o sugerencia (pongamos que echáis en falta algún recurso) en su página de Facebook: alemanadas.com.

Enlace: http://diccio.de

QR Code Desktop Reader o cómo leer códigos QR desde el ordenador

Ante todo aclaremos lo que es un código QR, estos códigos podemos definirlos como la evolución del código de barras estandarizados hasta tal punto que podemos crearlos a medida y cualquier dispositivo con un lector óptico y el debido software instalado permitirá leer y traducir a lenguaje natural el contenido codificado en dicho código, qué va desde una dirección web a texto plano. Básicamente se puede emplear casi cualquier teléfono móvil con cámara y una aplicación de lectura de códigos para leerlos.

El problema es que a fecha de hoy no existe una gran disponibilidad de programas que permitan leer dichos códigos desde el navegador web de nuestros ordenadores. Pero esto ha cambiado y si bien existe una extensión para el navegador Google Chrome conocida como QRreader el prerrequisito es tener este navegador instalado.

Pero ese prerrequisito ya se ha rebajado a tener instalado un sistema Windows instalado gracias a QR Code Desktop Reader. Descargando este programa de forma gratuita e instalándolo en nuestro ordenador podremos leer cualquier código QR sin necesidad de un dispositivo con sensores ópticos como cámaras o lectores láser. Os dejo el enlace para que lo curioseéis por vuestra cuenta y espero que lo disfrutéis.

Un saludo y ¡Dadle duro!

¡Feliz décimocuarto aniversario Google!

Cómo todos sabréis ya a estas alturas del día hoy (27 de septiembre de 2012) celebramos el décimocuarto aniversario de Google y con motivo de dicho aniversario me gustaría dar un breve repaso a su historia y a un par de datos significativos.

En 1995 Larry Page y Sergey Brin se conocen en la Universidad de Stanford. Tras entablar una relación de amistad deciden unirse y crear en 1997 su primer motor de búsqueda y ponerlo a trabajar para búsquedas en los servidores de Stanford, el nombre de el buscador en aquel entonces es BackRub. Este motor de búsqueda dejará de utilizarse en la universidad un año más tarde.

En Agosto de 1998 Andy Bechtolsheim, cofundador de Sun Microsystems, extiende un cheque por valor de 100.000 dólares  para una entidad que aún no existe: una empresa llamada Google Inc. Google fija su lugar de trabajo en el garaje de Susan Wojcicki, en el n.º 232 de Santa Margarita, en Menlo Park (California) . Google inicia los trámites de constitución de la sociedad en California el 4 de septiembre. En diciembre La revista “PC Magazine” publica un reportaje sobre la extraordinaria capacidad de Google de devolver resultados extremadamente relevantes y lo sitúa como el motor de búsqueda más recomendable en la lista de los 100 mejores sitios web de 1998.

En abril de 2000 Google lanza las primeras versiones de su buscador en diez idiomas: alemán, danés, español, finés, francés, italiano, neerlandés, noruego, portugués y sueco. Google se asocia con Yahoo! y se convierte en su motor de búsqueda predeterminado. El anuncio del primer índice de mil millones de URL convierte a Google en el mayor motor de búsqueda del mundo. Google empieza a ofrecer búsquedas en chino, coreano y japonés, con lo que el número de idiomas admitidos aumenta a 15.

El resto más o menos ya lo conocéis pero he aquí el dato más sorprendente en menos de 8 años pasan de indizar mil millones de URL a indizar 20 mil millones de páginas al día lo que a día de hoy supone que tienen indizadas aproximadamente “30 trillones de URL diferenciadas, un aumento de 1 trillón con respecto al año 2008.” Cómo prueba de la importancia de su escalada y de lo importante que supone documentar la información os dejo con algunos datos más extraidos de su nota de prensa: “Nuestros servidores[…]  […] reciben 100 mil millones de consultas de búsqueda al mes y dan soporte a 425 millones de usuarios de Gmail, además de a usuarios de muchos otros de nuestros servicios.”

Bueno, ya sabéis puede que el tratamiento de la información no sea extremadamente divertida pero es fundamental para tener la información lo mejor organizada y a mano posible. Un saludo y ¡ A darle duro muchachos!

Google Drive (anteriormente Google Docs) y su utilidad para los traductores

Cómo bien sabreis Google Docs cambió su nombre hace unos meses a Google Drive, con este paso los de Cupertino conjugaron su servicio Docs y su servidor de almacenamiento en la nube, que en aquel entonces se encontraba en fase beta, y así nació Google Drive.

Y ahora a lo que nos atañe, ¿Qué utilidad puede encontrársele como traductores a este servicio? El potencial que ofrece es increíble desde almacenar todas nuestras traducciónes, bases de datos terminológicas y memorias de traducción en la nube y con esto tener nuestro material de trabajo siempre a salvo, a compartir algunos de dichos archivos con compañeros de trabajo o colaboradores para así hacer correcciónes o incluso alimentar una memoria de traducción entre varias personas.
La forma de fucionar de este servicio es tan sencilla como: abrirse una cuenta en Gmail, descargarse la aplicación Google Drive, la cual nos creará una carpeta en el directorio que le digamos en nuestro ordenador y dentro de ella creará una replica del contenido que tenemos en la nube así como sincronizará los archivos que introduzcamos en la carpeta local y los subirá automaticamente a la nube, y simplemente seguir sincronizados.

Por supuesto la aplicación la podemos descargar con la misma cuenta en tantos ordenadores como queramos, por si tenemos un sobremesa y un portatil o incluso un teléfono Android.

En fin, espero que os sea muy útil toda esta información y ya sabéis: “¡Al turrón!”

Todos los webcasts del mundo

Bueno, eso quizá sea pasarse un poco. ¡Pero sí una buena colección! Nuestra entrada de hoy se la dedicamos a Talkminer, portal dedicado a recopilar y clasificar webcasts (para los que no conozcáis el palabro, transmisiones por Internet que combinan diapositivas, audio y/o vídeo). ¿Qué tipo de webcasts? Bueno, hablamos de un recurso muy útil para estudiantes, así que ya os podéis hacer una idea: clases, seminarios de investigación, etc. La peculiaridad de Talkminer es que puede buscar dentro del webcast para satisfacer mejor la búsqueda de contenido del usuario.

¿Y esto cómo se come? Lo que Talkminer hace es procesar los formatos RSS procedentes de diversos sitios web para recopilar webcasts que se procesan automáticamente para generar metadatos que describen su contenido, incluyendo los fotogramas con diapositivas y el texto de las mismas, obtenido gracias al reconocimiento óptico de caracteres. El webcast se reproduce desde la web en que se encuentra. El índice de búsqueda basado en el texto organiza los webcasts según las palabras extraídas de las diapositivas. Cuando el usuario realiza una búsqueda, los resultados ofrecidos se basan en el contenido completo recuperado de los webcasts. Si seleccionamos un webcast determinado, se nos mostrarán todos los fotogramas del vídeo, señalando aquellos que contienen nuestros términos de búsqueda, que podremos reproducir directamente.

¿Las ventajas? Una búsqueda no lineal, avanzada si se desea y basada en el contenido, así como una interfaz bastante sencilla. ¿Los inconvenientes? Bueno, el reconocimiento óptico de caracteres aún tiene sus limitaciones, y la búsqueda de fotogramas concretos no siempre es todo lo precisa que debiese. ¡Pero creemos haber dado con otro recurso interesante! 😉

Listsear las hace más rápido

¡Nos referimos a las búsquedas múltiples en Google! Con Listsear, es tan fácil como copiar y pegar una lista de temas y hacer clic en el botón correspondiente.

Por ejemplo, supongamos que tenemos un listado de pintores sobre los cuales deseamos obtener información. Introducimos esa lista en la ventana de búsqueda, efectuamos la misma y el resultado será el siguiente:

El sistema ya ha llevado a cabo todas las búsquedas solicitadas. Ahora podemos abrir cada uno de los enlaces ofrecidos por separado o bien seleccionar la opción de abrirlos todos simultáneamente. ¿Curiosidades?

  • Podemos introducir nuestra lista manualmente o bien copiarla y pegarla a través de un procesador de texto u hoja de cálculo;
  • Podemos cambiar el dominio de Google;
  • Podemos copiar el enlace de nuestra búsqueda o compartirlo en Twitter y Facebook;
  • Del navegador que utilicemos (se recomienda Chrome) dependerá el total de pestañas que podamos abrir;
  • Podemos recurrir a las listas cruzadas para llevar a cabo búsquedas combinadas.

¿Conocíais este servicio? ¡Pues ahí queda!