Sobre el “open source”, sus bondades y su necesidad

Muchos somos los que hemos oído hablar del termino “open source” o del mal traducido “software libre” (la traducción correcta es “código abierto” ya que software es un préstamo y libre es un calco del inglés “free” y no está correctamente empleado), traducciones a parte sabemos ¿A qué hace referencia “open source”? ¿Por qué es necesario? ¿Qué tiene que ofrecer mundo de la Traducción?

Tres interrogantes básicos que dan lugar a muchos más, por qué no les echamos un vistazo a cada uno de los tres.

¿A qué hace referencia “open source”?

 “Open source” cómo bien indica su nombre hace referencia al código de programación de un determinado programa informático y la condición de que este no está encriptado para dificultar su acceso al público y permitirlo solo a desarrolladores informáticos acreditados por el creador. Y por tanto estos programas siempre se encuentran bajo licencia “creative commons” lo que los hace gratuitos y de libre acceso.

Esto para el proyecto “open source” supone contar con una vasta comunidad de desarrolladores informáticos dispuestos a poner sus conocimientos y capacidades a disposición del mundo, gratuitamente.

¿Por qué es necesario?

Porque permite acceder a programas de forma legítima a todo aquel que disponga de un ordenador y una conexión a Internet sin necesidad de pagar una licencia abusiva.

Porque permite que la cultura crezca y se expanda sin barreras y siempre siendo creada por personas capaces y sin la más mínima intención de lucrarse.

Porque por medio de donaciones privadas irrisorias se es fácil conseguir productos gratuitos a la altura de cualquier programa informático de pago.

Porque implantando estos sistemas en los sistemas informáticos de nuestros centros educativos y administrativos podemos invertir millones de euros en licencias en mejores infraestructuras (incluso en crear nuevas para sacar a los niños de primaria de los barracones preconstruídos), etc.

¿Qué tiene que ofrecer mundo de la Traducción?

Infinidad de herramientas de todo tipo, que paso a enumerar a continuación:

  1. OmegaT: del que ya habló nuestra compañera Ana en este artículo.
  2. OpenOffice: entorno ofimático completísimo y capaz de sacarle los colores a Microsoft Office.
  3. Inkscape: perfecto para el retoque de imágenes vectoriales.
  4. Gimp: el Photoshop “open source”.
  5. Scribus: no es tan bonito como InDesign de Adobe, pero hace lo mismo por 356€ menos.
  6. Calibre: potentísimo gestor de libros y documentos electrónicos.
  7. Ubuntu: una de las distribuciones del sistema operativo Linux más conocidas un par de cientos de euros más barato que Windows y unas decenas más que MacOsX.
  8. Android creo que no necesita presentaciones.

Hay que no puedo listarlos todos aquí, así que de momento solo puedo aconsejaros que os paséis por Aula.int, el aula virtual de Traducción de la falcultad de Traducción e Interpretación de nuestra universidad que contiene muchísimas más herramientas “open source” para traductores e interpretes. En estos momentos estamos trabajando en su migración y remodelación, pero en los próximos meses estará disponible en Aulaint.es, con un enfoque más actual y social (lo anunciaremos en estas páginas cuando llegue el día).

Un saludo y ya sabéis: que sea de pago no lo hace precisamente único ni mejor. 😉

Ranking de universidades en software libre

Es bien sabido que varias veces al año (generalmente coincidiendo con el final de cada cuatrimestre/semestre), varias universidades a nivel global, y revistas como The Time realizan una clasificación sobre la calidad académica de las universidades más importantes del mundo, atendiendo a parámetros como la calidad de la investigación, la presencia de alumnos extranjeros, etc.

Una de las clasificaciones más prestigiosas es la que hace la Universidad Jiao Tong de Shanghái, que toma como factores decisivos el número de trabajos publicados en el Science Citation Index y el Social Sciences Citation Index, y las citas obtenidas en cada publicación, entre otros criterios

Otra clasificación que cabe destacar, es la que hace el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que se basa en el impacto de las universidades en internet, tomando como criterios de selección la cantidad de contenido publicado en la web y la accesibilidad a este contenido desde otras webs mediante enlaces externos.

Pero hace una semana o así se ha realizado una clasificación de universidades a nivel nacional sobre las universidades españolas que colaboran más activamente en la difusión del software libre.

Para la elaboración del RuSL (Ranking de universidades en software libre) se ha tenido en cuenta a 72 universidades españolas (públicas y privadas), y aunque la valoración de los 37 criterios evaluados es subjetiva, se ha tratado de minimizar el error para que dicha asignación sea lo más objetiva posible. La máxima puntuación es 100, de una medida denominada IDSL (Índice de distribución de software libre); quedando el resultado final no como una valoración objetiva sobre el contenido de software libre existente, sino del esfuerzo empleado por cada institución para publicar dicho contenido.

Así las 5 universidades más implicadas con esta causa, según este estudio son: Universidad de Granada (100), Universidad de Zaragoza (93,48) Universidad de La Laguna (90,27), Universidad de Sevilla (57,78) y Universidad de Cádiz (49,07). El objetivo de esta clasificación es animar a todas las universidades españolas a invertir en esfuerzo en el mundo del software libre.

Hace poco más de 15 días se celebró la final de un concurso universitario a nivel nacional de software libre, donde se alzó vencedor el proyecto Daf-Collage, dirigido por la profesora del Departamento de Filología Alemana, Ruth Burbat (UGR), mostrando la implicación de la universidad granadina en cuanto a distribución de software libre.

+Tools: un paquete de herramientas para el traductor

Os presentamos hoy +Tools, un paquete de herramientas para el traductor que permite la automatización de tareas básicas en Microsoft Word. Desarrollado por la empresa estadounidense Wordfast LLC, está disponible para Windows y Mac.

+Tools ofrece una serie de recursos, siendo su herramienta de alineación de textos y su extractor de terminología los únicos que requieren del uso del motor de memoria de traducción Wordfast. Para trabajar con +Tools, basta con entrar a Microsoft Word e incorporar a su lista de plantillas la plantilla “PlusTools.dot”.

Una vez hecho esto, ya podemos entrar en el menú de +Tools.

En la pestaña Files podremos seleccionar uno o varios archivos en los que llevar a cabo una determinada tarea: buscar/reemplazar, estadísticas del documento, conversión de caracteres y formatos, recuperación de contraseñas que protejan al documento frente a cambios no autorizados, comparación de párrafos o segmentos en documentos casi idénticos, etc. Con la herramienta de alineación podremos generar memorias de traducción basadas en un texto origen y su correspondiente traducción. También podemos extraer terminología de un corpus de documentos o aplicar etiquetas a archivos HTML.

+Tools es freeware, lo que significa que podéis descargarlo y comenzar a trastear con él totalmente gratis. ¡Os dejamos entretenidos!

OmegaT, la herramienta de traducción asistida libre

Aunque el líder indiscutible del mercado de herramientas de traducción asistida sea Trados, en el mundo del software libre también es posible encontrar alternativas. Una de ellas es OmegaT, aplicación escrita en Java y orientada al profesional de la traducción, ya que permite gestionar proyectos completos en formato Word 2007 XML, solo texto (.txt), Open Office o HTML.

Como herramienta de traducción asistida que es, Omega T nos permite crear, importar y exportar nuestra propia memoria de traducción en formato TMX. Esta memoria parte de traducciones anteriores para ofrecer coincidencias parciales al usuario, que a su vez la amplía y enriquece progresivamente, sin olvidar la propagación de coincidencias a lo largo del documento que se traduce.

Omega T incorpora varias características interesantes: la posibilidad de configurar la segmentación, traducir varios archivos simultáneamente y consultar de igual forma múltiples memorias de traducción, glosarios y diccionarios. Asimismo, la navegación y tratamiento del documento es similar a la de los editores de texto avanzados, con la opción de personalizar nuestro entorno de trabajo. Podemos consultar el texto origen de segmentos ya traducidos, realizar búsquedas precisas y activar la opción de corrección ortográfica. Omega T también puede trabajar con Google Translate para ofrecer traducciones automáticas al usuario. Una vez terminada la traducción, la herramienta nos ofrece la posibilidad de llevar a cabo una comprobación de las etiquetas del texto.

Es igualmente interesante comentar la estructura de carpetas que crea Omega T para cada proyecto de traducción. El usuario guarda el texto origen en una carpeta determinada, al igual que más tarde la traducción aparecerá en otra carpeta destinada a tal fin. Antes de comenzar, el usuario puede disponer los glosarios, diccionarios y memorias que planea utilizar en sendas carpetas. ¡Así, todo está en orden!

Como podéis ver, merece la pena descargar este software completamente gratuito y explorar todas sus posibilidades.