Los multibuscadores, esa gran ayuda

A ver, atentos los de inglés y alemán, que hoy os hemos encontrado una joya. A partir de ahora, esperamos que os acordéis de nosotros con cariño en esas largas tardes de mesa camilla y traducciones. Quién sabe, igual al final no os volvéis locos del todo. Decidle hola a vuestros nuevos amigos: Metainglés y Metalemán, multibuscadores para traductores. ¡Tachán!


Se acabó eso de buscar en vuestra caótica lista de favoritos, a ver dónde estaba tal o cual recurso. Adiós a las cuatrocientas pestañas abiertas, una para cada diccionario. Es la gran ventaja de estos multibuscadores: reunir todos los recursos de búsqueda. O por lo menos los básicos, junto a otros que estaréis encantados de conocer. Por un lado, estamos a solo un clic de Google Imágenes, Google Libros, la Wikipedia, el DRAE, el EUR-Lex, el IATE, el KudoZ, el María Moliner, etc. Por otro, en el caso de Metainglés, podemos efectuar una búsqueda múltiple mediante selecciones bilingües o monolingües, o bien a través de uno de los recursos que las componen. Fácil, cómodo y completo, ya que en ambos buscadores encontramos un poco de todo. Sinónimos y antónimos, concordancias, definiciones, refranes, diccionarios bilingües, glosarios, dudas…

El mérito de todo corresponde a Evaristo Martínez Belchí, bloguero y profesor del Departamento de Traducción e Interpretación de la Universidad de Murcia. ¡Qué buena idea la suya! Y gracias también a los compañeros de Forotraducción, por descubrirnos estos útiles recursos de los que luego os hablamos a vosotros.

El traductor ríe

El traductor llora. El traductor siente y padece. Y si le echas agua se multiplica, clavadito a los Gremlins. Bueeeno, venga, nos ponemos en serio. Pero no demasiado. Al fin y al cabo, han terminado los exámenes y esta entrada va de humor “traductoril”. Para que luego nos hagan la fama de serios por ahí…

¿Os hacen sonreír las desventuras y percances varios de nuestra profesión? ¡A Alejandro Moreno-Ramos sí! Él es el autor absoluto de Mox’s Blog, un divertido espacio de humor por y para traductores (¡e intérpretes!). ¿El protagonista? Mox, un joven y sobradamente preparado traductor que a duras penas llega a fin de mes. Bueno, por suerte también están su tortuga Mina, su novia Lena y Calvo, un colega curtido por los golpes de la profesión. Ah, y no nos olvidemos de Pam, su malvada jefa, ni de Bill, un cliente directo que tiene muy clara (sarcasmo) la figura del traductor.

Con un dibujo sencillo, mucha ironía y unas cuantas viñetas, este traductor técnico consigue hacer reír, que no es poco últimamente. ¿Cómo se inspira para sus tiras? Tres palabras: experiencia, imaginación y sugerencias. Las de sus fans, claro, a cuyas preguntas también responde.

¡Hala, que reír todavía es gratis! Nosotros no queremos ser menos y nos despedimos con un clásico. ¿Cuántos traductores hacen falta para cambiar una bombilla? :mrgreen:

P.D. Depende del contexto. 😆

Tremédica, una asociación llena de recursos

Tras las entradas dedicadas a DeCS y Oncoterm, continuamos haciéndole hueco en nuestro blog a la terminología médica. Hoy es el turno de la asociación internacional sin ánimo de lucro TREMÉDICA.

Creada en 2005, TREMÉDICA ofrece una nutrida relación de recursos y terminología:

  • Ciberguía: este artículo publicado en Panace@ está provisto de una interesante y extensa lista de enlaces a todo tipo de fuentes de información en el ámbito de la traducción médica y científica.
  • Interterm: este buscador de traducciones y definiciones en Internet cuenta con un amplio catálogo de diccionarios, tanto generales como especializados. Nosotros mismos podemos acceder a cualquiera de los recursos para inglés, francés y/o español que ofrecen en su directorio.
  • Repertorio de siglas, acrónimos, abreviaturas y símbolos utilizados en los textos médicos en español: con más de 37.000 acepciones y el español como lengua de partida, este recurso se concibe como una herramienta auxiliar de consulta. No está de más echar un vistazo a las notas de uso proporcionadas por el autor.

Hay más, pero preferimos no enrollarnos demasiado y que vosotros mismos os animéis a descubrir qué puede haber por allí de vuestro interés. ¡Con ello os dejamos!